CÓMO EVITAR LAS DOLOROSAS ROZADURAS QUE PRODUCE EL CALZADO NUEVO.

Rozaduras por Zapatos en Niños y Niñas

Una rozadura no es más que una herida superficial en la piel que puede darse en distintas partes del cuerpo, aunque suelen ser más frecuentes en los pies producidas por el calzado o por la continua fricción con alguna superficie áspera.

Una rozadura se produce cuando en una zona del cuerpo la piel se irrita, lo que se traduce en una molesta y dolorosa herida. Si el roce de la zona continúa, lo habitual es que se inflame y se forme una ampolla, esto es, una “bolsa” o “burbuja” llena de líquido transparente.

Contrariamente a lo que pudiéramos pensar, la formación de la ampolla es un mecanismo de defensa de nuestro cuerpo para proteger la piel y acelerar la recuperación de la zona afectada.

La ampolla actúa como una capa protectora mientas la piel dañada que queda en el interior se va regenerando, y el líquido que contiene ayuda a la formación de una nueva capa de piel y a prevenir infecciones durante este proceso, de manera que cuando la ampolla desaparece, da paso a la piel ya sana.

Por este motivo, no es conveniente explotarlas, la herida se puede infectar y agravarse mucho más.

Lo mejor para que las ampollas causen los mínimos problemas es dejar que se curen solas, mantener la zona limpia, con agua y jabón es suficiente, secar bien, y aplicar algún tipo de antiséptico.

En el caso que la ampolla tenga un tamaño bastante grande (más de 3 cm), cause mucho dolor o presente signos de infección, es conveniente que sea un especialista quien la trate.

Pero existen algunos truquillos o consejos para evitar que nuestros hijos sufran las molestas y dolorosas rozaduras o ampollas en los pies que pueden producirse cada vez que les compres cualquier tipo de calzado.

Más de NiñaVer Todo

5 TRUCOS PARA ESTRENAR ZAPATOS NUEVOS

Aquí te cuento 5 trucos o consejos que te pueden ayudar para que estrenar zapatos no se convierta en una tortura para los pies de tus pequeños:

  1. ELEGIR ZAPATOS DE SU TALLA.


    Es quizás el consejo más obvio pero el más importante de todos. Las mamás y papás cuando compran zapatos para sus hijos tienden a comprarlos un poco más grandes para que les duren más tiempo. Esto puede producir rozaduras sobre todo en la parte del talón, ya que no tienen la sujeción adecuada y el pie les “baila” dentro del zapato.

    Si tienes dudas de cómo calcular la talla correcta de pie de tus hijos, te invito a que leas el artículo de nuestro blog “Cómo calcular la talla de pies de tus peques”

  2. REVISAR LOS ZAPATOS POR DENTRO.


    A la hora de adquirir esos zapatos que a tu hijo tanto le gustan o que son preciosos para la comunión de su prima o para la boda de tu hermano, revísalos bien por dentro. Asegúrate que no tengan costuras o acabados que presenten alguna dureza, que no tengan restos de pegamento y que los forros interiores sean de un material que permita la transpiración del pie, como por ejemplo la piel. Los interiores sintéticos no son transpirables y la humedad y el sudor también son causas para la formación de ampollas.

  3. Más de NiñoVer Todo

  4. USARLOS ANTES EN CASA.


    No sé por qué cuando compramos zapatos para algún evento o fiesta, tenemos claro que es mejor caminar a ratos con ellos en casa para que se vayan adaptando a nuestros pies y no nos hagan daño ese día. Sin embargo, con otro tipo de calzado no hacemos lo mismo, y más si es con los zapatos infantiles. Presuponemos que como son de una buena marca, se los podemos poner y listo.

    Es verdad que las marcas de calzado infantil se preocupan mucho por adecuarlo todo a las necesidades de cada etapa, pero no está de más hacer alguna prueba en casa y evitarnos así que esa celebración, fiesta o simplemente ese paseo que demos con nuestro pequeño se estropee porque no pueda dar ni un paso más. No está de más también llevar siempre en el bolso alguna tirita o compeed por lo que pueda pasar. Al menos evitaremos que la rozadura o molestia pueda ir a más y de paso que no nos “aguarán la fiesta”.

  5. USAR CALCETINES TAMBIÉN EN VERANO.


    Sé que ahora mismo todas las personas que estén leyendo este artículo habrán pensado: ¿calcetines en verano, con el calor que hace?. Pues sí, dependiendo del calzado que les pongamos a nuestros hijos es aconsejable ponerles calcetines. Lo ideal para el verano es que usen sandalias y zapatos abiertos para evitar que les suden los pies, pero también que les proteja y sujete.

    Si las sandalias se las ponemos para actividades como jugar en el parque o para montar en bici, es conveniente que sean cerradas por delante, para resguardar así los dedos y las uñas de los golpes o caídas que pudieran sufrir. Si son sandalias abiertas tanto por delante como por detrás, muy apropiadas para llevar a la playa, es necesario que tengan cierre de velcro o hebilla y una tira en el talón. De esta forma te aseguras que tienen la sujeción correcta y además evitas las rozaduras.

    Pero si tu hijo usa en verano algún tipo de calzado cerrado como deportivas, merceditas, náuticos o las típicas alpargatas de esparto, mejor usar calcetines, transpiran mejor los pies, previenes las rozaduras e incluso impides la aparición de las bacterias causantes del mal olor en los zapatos debido a la humedad y el sudor.

    Evidentemente, cuando hablamos de calcetines no nos referimos a los que les pondríamos en invierno, no queremos que nuestros hijos parezcan guiris. Nos referimos a los pinkies, esos calcetines de algodón que son muy cortitos y que no se ven. Existen en el mercado numerosos modelos diseñados para llevar con todo tipo de calzado.

  6. USAR CREMA HIDRATANTE PARA LOS PIES PERO TAMBIÉN PARA LOS ZAPATOS.


    Al igual que con otras partes del cuerpo después que nuestros pequeños se bañen, deben secarse bien los pies e hidratarlos, sobre todo en verano que es la época del año en que más se resecan.

    Para ello no hace falta usar una crema especial, bastará con aplicar la misma crema que usen para el resto del cuerpo. También podemos aplicarles vaselina en las zonas más susceptibles de sufrir el roce de los zapatos. Si además aplicamos un poco de crema corporal en los bordes y costuras interiores de los zapatos, especialmente en los de piel que suelen ser más duros por dentro, le evitaremos a nuestros hijos rozaduras ya que la crema actúa sobre el material haciendo que se suavice y se adapte así mejor al pie. En el caso de las sandalias lo mejor es aplicar la crema en el interior de las tiras.

Visita la Tienda Online CanariasKidShoes

Deja un comentario

Hola, ¿en qué podemos ayudarte?↘
Powered by