¿Te preocupa que TU PEQUE pueda tener HONGOS en sus pies? ¿Sábes cómo PREVENIRLOS?

Los hongos en los pies pueden presentarse en cualquier época del año, pero es durante el verano cuando se producen más casos de infecciones debido a factores como el calor, el sudor, la humedad, por contagio al usar objetos de una persona afectada como por ejemplo una toalla o por contacto directo con superficies contaminadas como por ejemplo un suelo.

Con la llegada del buen tiempo es importante liberar los pies del calzado cerrado de invierno que provocaría calor y por tanto mayor sudoración, ambiente propicio para la proliferación de hongos, y dar paso al calzado abierto propio de esta época que en el caso de usarse con bastante frecuencia, es aconsejable que esté fabricado con materiales transpirables.

Además, estos meses estivales disfrutamos de las vacaciones con nuestros hijos acudiendo a playas, piscinas, parques acuáticos, hoteles, etc, lugares todos ellos en los que debido a la humedad proliferan los hongos.

Nos preocupamos bastante por proteger la piel de las quemaduras del sol rebozando a toda la familia en crema solar, poniendo gorras o sombreros para evitar una insolación, e incluso por preocuparnos lo hacemos hasta de la dichosa digestión que, sea verdad o no, seguimos respetando por si acaso.

Sin embargo, ¿nos preocupamos por los pies?. Sí, nos preocupamos cuando se resecan y se agrietan los talones, porque además de raspar como si fuera una lija queda muy feo a la hora de ponernos unas sandalias.

Más de NiñaVer Todo

Pero ¿tenemos en cuenta por dónde caminan descalzos nuestros peques y a lo que se exponen al hacerlo?

Los pies suele ser la parte del cuerpo que más descuidamos y sin embargo, si dejamos que los niños anden descalzos por ambientes húmedos es muy fácil que desarrollen infecciones por hongos.

También nos preocupamos por enseñarles a nuestros hijos a lavarse bien la cabeza pero ¿le enseñamos a tener una perfecta higiene de los pies? Porque de no ser así, estamos propiciando la aparición de hongos.

Para una correcta higiene de los pies, además de usar zapatos y calcetines que transpiren bien y tener las uñas cortadas correctamente, los niños deben aprender a lavarse los pies separándose los dedos y limpiándose entre ellos, ya que entre los dedos se suele acumular suciedad y sudor, y a secárselos después muy bien y de la misma forma, para que no se quede la humedad entre los dedos.

Qué son exactamente los hongos en los pies?

Los hongos o micosis en los pies son una infección causada generalmente por unos microorganismos conocidos como dermatofitos, que son hongos filamentosos que afectan a los tejidos ricos en queratina como la piel, el pelo y las uñas y son extremadamente contagiosos.

En otros casos pueden estar producidos por levaduras y mohos que viven en el tejido muerto de la piel, el pelo y las uñas.

Es por esto que los hongos proliferan principalmente entre los dedos de los pies y en las uñas, aunque también pueden aparecer en la planta de los pies.

¿Cuántos tipos de hongos en los pies existen?

Existen 2 tipos de infecciones micóticas que afectan a los pies:

1. Pie de atleta o tiña podal.

Es la infección más común y de muy fácil propagación. Los deportistas y los atletas suelen ser los más afectados debido al calor del calzado y a la sudoración, pero cualquier persona puede desarrollarlos.

Por este motivo, es aconsejable que nuestros hijos no tengan puestas zapatillas deportivas todo el día, sólo el tiempo que dure la actividad física o el deporte que practiquen, que los aireen para evitar la humedad, que usen calcetines de algodón y que tengan una correcta higiene de los pies.

También es importante que usen zapatos y calcetines que transpiren bien, éstos últimos cambiarlos diariamente, que no anden descalzos por zonas con un ambiente húmedo y caluroso como duchas, vestuarios, piscinas, etc, mejor con chanclas de goma y que se sequen bien los pies, sobre todo entre los dedos, antes de ponerse calcetines o zapatos.

Los síntomas más frecuentes de este tipo de micosis son:

– Pies enrojecidos sobre todo entre el cuarto y quinto dedo.

– Picazón y sensación de quemazón tanto entre los dedos como en la planta del pie.

– Formación de pequeñas grietas en los dedos o en la planta del pie.

– La piel presenta descamaciones y un exceso de sequedad.

– Fuerte mal olor en los pies.

– Si no se trata la infección pueden aparecer ampollas y úlceras en los dedos de los pies.

2. Onicomicosis o tiña de uñas.

Es otra infección fúngica que se desarrolla en las uñas tanto de las manos como de los pies, aunque es más frecuente en éstos últimos debido al calor y a la humedad, pudiendo atacar a una o más uñas siendo la del dedo gordo del pie la que más se ve afectada.

La onicomicosis no suele causar dolor pero es difícil de tratar porque la infección se introduce dentro de las uñas por lo que la recuperación es muy lenta, puede llegar a tardar varios meses e incluso un año.

En algunos casos, puede producirse a raíz de una propagación de los hongos en los pies o tiña podal que al no tratarse adecuadamente y debido al picor que éstos provocan, al rascarnos infectemos otras regiones del cuerpo como las uñas, las manos o la ingle.

Esta tipo de infección es más frecuente en adolescentes y adultos que en niños pequeños.

Los síntomas que presenta son:

– Las uñas presentan deformación y decoloración amarillenta o grisácea.

– Formación de grietas o manchas blancas en las uñas.

– Se endurecen las uñas, sobre todo la del dedo gordo del pie.

– Las uñas tienden a romperse con facilidad.

– Si la infección aumenta, pueden llegar a levantarse y separarse del lecho de la uña.

¿Cómo se pueden tratar los hongos en los pies?

Aunque no son un problema grave de salud, los hongos en los pies presentan dificultades a la hora de eliminarlos.

Por este motivo, es importante acudir al pediatra o a un especialista (podólogo) lo antes posible para que diagnostique el tipo de infección, aplique el tratamiento adecuado para aliviar los síntomas y tratar el problema y nos indique las medidas a seguir para evitar contagios.

Dependiendo de la severidad con la que se presenten, los tratamientos que se suelen recetar para la eliminación de los hongos en los pies son medicamentos con un efecto antifúngico o antimicótico que los elimina lentamente o que reducen el pH de la piel de esa zona para frenar su desarrollo.

Más de NiñoVer Todo

¿Se pueden prevenir los hongos en los pies?

Sí. A nivel general, se pueden tomar algunas medidas para prevenir la aparición de los hongos en los pies como por ejemplo:

  • Tener una buena y correcta higiene de los pies. Lavarlos con agua y jabón sin olvidarnos de la separación entre los dedos y secarlos igualmente.
  • Usar un buen calzado fabricado con materiales que transpiren bien, evitando los de plástico, y cambiarlos con frecuencia dejándolos al aire para que se ventilen.
  • Usar calcetines confeccionados con tejidos naturales como el algodón y cambiarlos diariamente.
  • No andar descalzos por zonas como duchas, vestuarios, piscinas,…
  • No compartir utensilios para las uñas como limas, tijeras o cortauñas.
  • No intercambiar objetos personales como zapatos, chanclas, calcetines o toallas.

Si no quieres que tus hijos este verano puedan contagiarse por hongos en los pies sigue las recomendaciones que te proponemos en este artículo y recuerda que los hongos en los pies son altamente contagiosos, molestos y difíciles de erradicar y si no sigues las medidas y los tratamientos que te indique el médico, es posible que le vuelvan a aparecer.

Visita la Tienda Online CanariasKidShoes

Deja un comentario

Hola, ¿en qué podemos ayudarte?↘
Powered by